Almacene y cargue las baterías de vehículos con seguridad

Peligros potenciales, riesgos a tener en cuenta y como operar con la máxima seguridad

Contenedor de baterías DENIOS

Contenedor de baterías DENIOS

Bayetas absorbentes para ácidos

Bayetas absorbentes para ácidos

Manipular baterías de coche implica muchos riesgos que pueden dañar la salud y el medio ambiente y su carga requiere medidas importantes para prevenir accidentes graves.

No se trata sólo de observar la seguridad, sino también de proporcionar condiciones espaciales adecuadas que minimicen estos riesgos.

¿Qué causa el peligro potencial? ¿Cuáles son los riesgos y cómo ocurren realmente? 

Las baterías de los vehículos utilizados en los automóviles y camiones no sólo contienen plomo prensado, óxido de plomo y sulfato de plomo tóxicos. Los electrodos contienen ácido sulfúrico al 37%, altamente corrosivo, que al contacto con la piel puede provocar quemaduras de gravedad.

Durante el proceso de carga también se liberan oxígeno e hidrógeno, que en conjunto forman lo que se denomina «detonante». Junto chispas eléctricas, llamas u objetos calientes se puede provocar una explosión. Por todo ello, un personal bien capacitado e instalaciones de carga debidamente equipadas son de vital importancia.

¿Qué reglas se deben observar?

Para evitar estas situaciones de peligro, hay reglas generales  de procedimiento que deben ser observadas. Por ejemplo, las baterías deben ser sustituidas por personal capacitado. También es importante examinar posibles daños en las baterías y fugas de ácido antes de la carga. Además, las siguientes condiciones deben cumplirse:

  • No utilizar herramientas metálicas (que pueden causar chispas o cortocircuitos).
  • Se desaconseja el uso y porte de pulseras, anillos, collares y otros objetos de metal en las proximidades de las estaciones de carga.
  • En las proximidades de las estaciones de carga están prohibidos fuentes abiertas de ignición y fumar.
  • El ácido de batería es altamente corrosivo , por lo que es obligatorio el uso de gafas de seguridad, un delantal o mono resistente a los ácidos, guantes y zapatos de seguridad.

El cumplimiento de estas precauciones de seguridad para la carga segura de las baterías no son suficientes, sino que además los equipos de carga y las instalaciones eléctricas deben acondicionarse adecuadamente.

En concreto, se ha de prever la posible existencia de una mezcla de aire potencialmente explosiva, adoptando ciertas medidas en la sala o zona de baterías, así como los requisitos para los equipos eléctricos.

Máxima seguridad con ventilación adecuada

La experiencia y la investigación muestran que incluso los pequeños movimientos del aire, como un paso de un empleado o la circulación natural de aire, son suficientes para acelerar la mezcla de oxígeno e hidrógeno con el aire.

Una ventilación adecuada puede solucionar este problema, la cual puede realizarse de forma natural o forzada (equipos de ventilación / extracción). A grandes rasgos, se trata de mantener un límite inferior de explosividad (LEL ) de 4 % de contenido de hidrógeno en el aire.

Dicha ventilación se puede realizar en talleres, por ejemplo, manteniendo puertas o ventanas abiertas durante las operaciones de carga de las baterías. Esta medida, sin embargo, puede no ser suficiente.

Se debe evitar además:

  • Diferencias extremas de temperatura
  • Vibraciones
  • Humedad

Los equipos eléctricos debe ser antideflagrantes y a prueba de explosión.

Reciclaje de pilas y baterías

Absorbentes industriales para ácidos y corrosivos